Los taxistas madrileños abandonan su huelga sin lograr reivindicación alguna

0
25

Los taxistas madrileños decidieron hoy en un referéndum poner fin a su huelga indefinida tras 16 días de paro y sin que la negociación del sector con el Gobierno regional de Madrid haya satisfecho ninguna de sus reivindicaciones respecto a la regulación de los vehículos de alquiler con conductor (VTC).

Un total de 4.223 taxistas, el 53,9 % de los 7.483 que han participado en la consulta, se han decantado por interrumpir la huelga, mientras que 3.522 (el 44,9 %) han votado a favor de continuar ese paro que este lunes ya había entrado en su tercera semana.

Los representantes del sector decidieron anoche convocar esta consulta después de considerarse “insultados” y “humillados” por el Gobierno regional madrileño, que tiene la competencia en esta materia, y que de nuevo había rechazado sus exigencias respecto a la regulación de los VTC.

A lo largo de las dos últimas semanas, los taxistas madrileños hicieron numerosas movilizaciones que causaron importantes cortes de tráfico en las principales vías de la ciudad y celebraron concentraciones ante la sede del conservador Partido Popular (PP), que gobierna en Madrid, y en la céntrica Puerta del Sol.

El Gobierno regional de Madrid, que dirige el Partido Popular (PP, centroderecha), invitó a este colectivo (después de recibir una última propuesta regulatoria de los taxistas) a colaborar con sus propias iniciativas en la futura reforma del Reglamento del Taxi de la región.

También se comprometió a convocar una reunión extraordinaria del Comité Madrileño de Transportes con el objetivo de consensuar una regulación para los VTC, que en ningún caso será “exprés”, según advirtió.

La última propuesta hecha por el sector del taxi abogaba por que sean los ayuntamientos los que regulen la actividad de los VTC.

Esa propuesta también rebajaba las pretensiones del colectivo del taxi tras el ‘no’ del presidente de la regional, Ángel Garrido, a sus demandas, como la contratación de los VTC se hiciera una hora de antelación y a una distancia mínima de cinco kilómetros.

Los taxistas de Barcelona, que también estuvieron en huelga el mes pasado, finalizaron la protesta después de que el Gobierno regional catalán regulara la precontratación de los VTC con una antelación mínima de 15 minutos, aunque los ayuntamientos locales podrán extender ese plazo a una hora.

Esta medida ha provocado que Uber y Cabify, las principales plataformas de VTC, dejaran de operar desde el día 1 de febrero en la ciudad, y que se hayan producido numerosos despidos.

La última reforma que hizo el Gobierno socialista español, el año pasado, delegó la regulación del sector a los gobiernos regionales, y éstos ahora intentan traspasar algunas de estas competencias a los ayuntamientos.

FUENTE: DIARIO LIBRE